Minga Honey, miel de origen sustentable

18 mayo, 2018

Este emprendimiento se dedica a la venta de miel con un foco ecológico, rescatando productos de origen nativo y sumando valor con un diseño atractivo. Sus dueños, Francisca Segura y Robinson Moyano, se conocieron cuando eran vecinos y actualmente son pololos. Estudiaron agronomía y diseño, respectivamente, por lo que unieron ambas disciplinas, dando inicio a su emprendimiento “Minga Honey”.

 

A Francisca siempre le gustó el área ecológica de la agricultura, por lo que quería hacer producción orgánica. Robinson quería plasmar sus conocimientos de diseño en algo propio y además sentía interés por el mundo de las abejas, por lo que hizo un curso de apicultura. Con esas herramientas a su disposición nace la idea de formar este negocio.

 

En una etapa inicial, notaron que a la gente no le gustaba la miel endurecida y granulada, por lo que decidieron innovar y encontraron las cremadoras de miel. Su función es agitar la miel en frío y generar una textura cremosa que perdure en el tiempo, ya sea refrigerada o a temperatura ambiente, sin que pierda sus propiedades.

 

Además, para agregarle valor, incorporaron productos nativos a la miel, como el maqui, la murta y la zarzaparrilla, los que encargan a empresas recolectoras que cuentan con la certificación de fruta orgánica.

 

 

Finalmente, decidieron añadir semillas orgánicas de hierbas culinarias que las abejas consumen prioritariamente. Así, quienes compran su miel pueden cultivar sus propias hierbas en huertos urbanos, incluso en departamentos pequeños y contribuir con la salud de las abejas. Para constatar todos estos procesos, llevaron su producto al laboratorio de la Universidad Católica para certificar el poder antioxidante de la mezcla de miel y fruta.

 

Decidieron al mismo tiempo, innovar en el formato y crearon la miel en sachet, para un consumo más sencillo y transportable. También trabajan otros subproductos de la colmena como el propóleo y el polen.

 

Pero lograr este proyecto no fue sencillo. Para conseguir financiamiento, Francisca y Robinson, querían postular a los fondos de Sercotec, pero tuvieron muchas dudas a la hora de rellenar los documentos.

 

En ese momento recibieron el dato de una charla realizada por la Corporación Construyendo Mis Sueños en la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, en donde conocieron el trabajo de los Centros de Desarrollo de Negocios. Descubrieron que existía uno en cerca de sus casas y llegaron al Centro de Desarrollo de Negocios San Bernardo.

 

 

En el Centro recibieron orientación, gracias a lo cual lograron obtener el Fondo Abeja. Con esto, pudieron impulsar su negocio, dieron el paso inicial y tienen una proyección prometedora.

 

Actualmente, Francisca y Robinson quieren internacionalizar su producto y alcanzar nuevos mercados. Para eso, desde el Centro les recomendaron que se inscribieran en ProChile y están trabajando para cumplir ese objetivo.

 

Para más información sobre “Minga Honey”:

Correo: contacto@mingahoney.cl 

Instagram: @mingahoney


Conócenos
Siguenos en Facebook