Fabricación de rodillos para un gran futuro

30 octubre, 2018

Los inicios de “Rodillos Scady” no fueron fáciles. Édison Tapia se encontraba sin trabajo y preocupado por enfrentar las próximos desafíos que se venían por delante. Uno de ellos era cómo iba a financiar la educación superior de su hija mayor, quien deseaba estudiar Kinesiología. A raíz de eso, su esposa, Claudia, lo motiva a crear su propia empresa, “Rodillos Scady”, encargada de fabricar y distribuir rodillos de chiporro naturales y sintéticos.

 

Édison fabricaba los rodillos a mano, cuya labor le llevaba mucho tiempo. Acudió al Centro de Desarrollo de Negocios San Bernardo de Sercotec, operado por Construyendo Mis Sueños, donde recibió orientación para recibir financiamiento, a través de Capital Crece que otorga Sercotec. Esta opción se materializó, y le permitió comprar la máquina con la que actualmente trabaja en la producción.

 

 

 “Ha sido una gran experiencia, me han ayudado mucho en el Centro de Desarrollo de Negocios San Bernardo. Uno cuando inicia no sabe nada, y encontrarlos a ellos ha sido muy bueno para mí y mi familia. A mis hijos puedo darles una educación que no tuve, y trabajar en lo que me gusta, ya que es algo que aprendí por mi cuenta”, asegura Édison.

 

Con la intención de entregar productos de calidad a costos accesibles, Édison buscó proveedores de materias primas para sus rodillos y fraguadores. Para establecer un vínculo, se contactó con un amigo de la infancia que vivía en el extranjero, y a través de él, hizo las negociaciones, las cuales le permitieron importar y competir a la par en el rubro.

 

Gracias al esfuerzo y las capacidades de Édison, que se vieron fortalecidas con las diversas asesorías del Centro de Desarrollos de Negocios San Bernardo, “Rodillos Scady” logró superar las barreras de importación establecidas, posicionándose en el mercado. Ahora se prepara para recibir su container con materia prima, el cual está valorado por 15 millones de pesos aproximadamente.

 

Para financiar este cargamento, Édison recurrió a un crédito bancario. Previo a eso, alumnos de la Escuela de Ingeniería Civil Industrial de la Universidad de Chile, realizaron una evaluación financiera interna.

 

 

Con esta importación, Tapia podrá cubrir la alta demanda de su cartera de clientes, ubicados no sólo en la Región Metropolitana, sino que también en el litoral central y parte de la Región de O’Higgins. Gracias a la calidad de los productos que fabrica y distribuye, hoy posee clientes fijos que recomiendan “Rodillos Scady” a ojos cerrados.

 

Actualmente, Édison puede brindar un mejor futuro a su familia. Su hija mayor cursa tercer año de Kinesiología, y ya están ahorrando para financiar el próximo año de estudios, gracias al resultado de su trabajo. Édison asegura que seguirá adelante, puesto que describe con sus propias palabras: “es algo que me gusta y disfruto hacer”.  


Conócenos
Siguenos en Facebook